ECONOMÍA

El loro dice que los precios de las materias primas subirán


Publicación original en el Centro de Políticas para el Nuevo Sur

Como dice el libro de texto de introducción a la economía del Premio Nobel Paul Samuelson, que sirvió a varias generaciones de estudiantes, incluida la mía: “Es fácil enseñarle economía a un loro. Bastan dos palabras: oferta y demanda”. Estos dos factores sugieren que 2023 será un año de tendencia alcista para la mayoría de los precios de las materias primas.

El año pasado estuvo marcado por shocks y volatilidad en los precios de las materias primas, con dos momentos distintos. Después del agudo aumento en la primera mitaddebido a la invasión de Ucrania por Rusia, la subida de los tipos de interés que provocó una desaceleración de la demanda a escala mundial provocó una fuerte caída de los precios en la segunda mitad del año (Figura 1).

Figura 1

En 2023, tanto el lado de la demanda como el de la oferta apuntan a una presión alcista en gran parte de los precios de las materias primas. Del lado de la demanda, Estados Unidos, Europa, Japón y otros países se encuentran en una desaceleración económica, con recesión o no. Por otro lado, tras la suspensión de la política «Covid cero» en China, el PIB del país debería crecer entre un 5,2%, según las previsiones de la actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial del FMI realizadas por analistas e instituciones multilaterales. Esto es después del aumento del 3% del PIB el año pasado. A medida que los bancos centrales se acercan a picos en sus aumentos de las tasas de interés básicas, después de los cuales estas últimas probablemente se mantendrán estables por un tiempo, sus efectos en términos de volatilidad deberían disminuir.

Por el lado de la oferta, los bajos niveles de inventario y la falta de inversión en el pasado reciente restringirán la capacidad de respuesta del lado de la oferta. Los límites de la falta de oferta son visibles en casi todos los segmentos, con stocks en niveles operativos en situación crítica y/o capacidad de producción al límite.

Los analistas de Goldman Sachs sugirieron que se espera que las materias primas, como clase de activos, superen a otras clases de activos este año. Según ellos, será el tercer año consecutivo que esto suceda. Proyectan rendimientos del índice S&P GSCI Commodity de alrededor del 9,9% en tres meses, 17,3% en seis meses y 31,2% en un año.

La caída global de las inversiones en capital fijo, en dólares reales, en los sectores del cobre y del gas y el petróleo a partir de 2015 -particularmente a partir de 2020-, a pesar del aumento de los precios, es impresionante (Figura 2). En el caso del gas y el petróleo, se refleja la caída prevista de su demanda con la transición energética, mientras que la demanda de cobre aumenta exponencialmente. Se espera que el petróleo crudo, los productos refinados del petróleo, el GNL y la soja sean los principales beneficiarios de la reactivación de la demanda china, dijo Goldman Sachs.

Figura 2 – Capex entre materias primas

En su informe de previsiones para las materias primas publicado recientemente, la EIU (Economist Intelligence Unit) prevé que los precios del petróleo y del gas natural se mantendrán elevados en niveles cercanos o superiores a los actuales. Se espera que la producción de la OPEP (incluida Rusia) disminuya en alrededor de 3 millones de barriles/día desde su máximo reciente a finales de 2022.

Vale la pena estar atentos, en 2023, a cuán cohesionada seguirá la OPEP en su compromiso de reducir las cuotas de producción ante la presión de los países occidentales. La participación del mercado petrolero cubierto por la OPEP ha disminuido del 40% a mediados de 2016 a menos del 35% el año pasado. A pesar de los recortes de producción acordados, la capacidad de producción inactiva sigue siendo limitada.

En el caso de los metales y minerales -cobre, aluminio, mineral de hierro y otros- la tendencia es al alza, beneficiándose de la demanda china. También en un informe reciente, BTG Pactual destacó cuán bajos son los inventarios mundiales de aluminio. La producción y exportación de mineral de hierro brasileño se mantiene en niveles muy por debajo de su potencial. En el caso del níquel, cuya demanda tiende a crecer exponencialmente con la proliferación de los coches eléctricos, BTG Pactual muestra cómo el uso de estos vehículos se ha expandido en China (figura 3).

figura 3

Según el informe de EIU, se espera un aumento de los precios de las “commodities duras” (fibras, metales básicos, caucho natural) en 2023, recuperando parte de la caída del año pasado (Figura 4).

Figura 4 -Precios de materias primas duras

De acuerdo con la Equipo de productos básicos del Banco Mundiallos precios de los fertilizantes han disminuido desde los máximos de principios de 2022, pero se mantienen en niveles históricamente altos (Figura 5). La caída de los precios en el segundo semestre del año pasado reflejó en parte una demanda debilitada, ya que los agricultores redujeron las aplicaciones de fertilizantes debido a problemas de acceso y disponibilidad. La industria de los fertilizantes también se vio afectada por problemas del lado de la oferta, incluida la crisis de producción en Europa, las perturbaciones debidas a las sanciones a Rusia y Bielorrusia y las restricciones a las exportaciones en China.

Figura 5

Los precios mundiales de los alimentos y las materias primas correspondientes deberían seguir siendo altos, como se destaca en un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) el mes pasado. Desde diciembre, los precios agrícolas, de los cereales y de exportación se han mantenido relativamente estables. Los precios del maíz y el arroz son un 8% y un 13% más altos, respectivamente, que en enero de 2022, y los precios del trigo un 2% más bajos. Por otro lado, es probable que la guerra en curso en Ucrania, los costes de la energía y los fenómenos meteorológicos los mantengan bajo presión, a pesar de que las subidas de los tipos de interés desde la segunda mitad de 2022 han aliviado la presión alcista.

Como diría el loro, la trayectoria de las condiciones de oferta y demanda en diferentes segmentos de los mercados de productos básicos indica hacia dónde van sus precios. Estas condiciones eventualmente se superponen con los efectos que les traen las tasas de interés y los mercados financieros.

En este sentido, la evolución puede ser muy diferente. Para que se hagan una idea, en 2022, mientras el carbón, el litio y el níquel ofrecían rentabilidades del 157%, 87% y 43% respectivamente, quienes apostaron por el magnesio y el estaño perdieron, respectivamente, el 54% y el 37% de su inversión.

No todos los precios de las materias primas necesariamente subirán. En lo que respecta a la energía, los metales y los minerales, es probable que en este punto el loro esté mirando hacia arriba; Definitivamente en este caso lo mejor es imitar al loro.

Otaviano Canuto, radicado en Washington, DC, es investigador principal del Centro de políticas para el nuevo sur, profesor titular de asuntos internacionales en la Escuela Elliott de Asuntos Internacionales – Universidad George Washington, un miembro senior no residente en Institución Brookings, a profesor afiliado en UM6P, y director en Centro de Macroeconomía y Desarrollo. Es ex vicepresidente y ex director ejecutivo del Banco Mundial, ex director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional y ex vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo. También fue viceministro de Asuntos Internacionales del Ministerio de Finanzas de Brasil y ex profesor de economía en la Universidad de São Paulo y la Universidad de Campinas, Brasil.


Una información de Economic News, Analysis, and Discussion

Comments

comments

RELACIONADOS

El Banco de Inglaterra anuncia una plataforma de análisis y datos basada en la nube tras enfrentar críticas

d'Economía.net

Putin va a las elecciones con una oposición diseñada a medida y una economía a prueba de sanciones

d'Economía.net

El caso antimonopolio de Pickle Poetry

d'Economía.net