ECONOMÍA

Los impactos de la reapertura económica de China en América Latina

[ad_1]

Centro de políticas para el nuevo sur

La tasa de crecimiento económico de China ha disminuido. El PIB chino terminó 2022 con un aumento del 3%, pero fue la tasa de crecimiento más baja de los últimos 40 años, excepto 2020, el primer año de la pandemia. Además de los problemas en su sector inmobiliario, la severa política de confinamiento ‘COVID cero’ de China es una de las causas.

La reapertura de la economía china posterior al ‘Covid cero’ ha mejorado sus perspectivas de crecimiento. En el Informe anual del Fondo Monetario Internacional sobre Chinapublicado a principios de febrero de 2023, se proyecta un crecimiento del 5,2% del PIB del país para 2023, para luego descender esta tasa anual al 3,5% en 2028 (Figura 1).

Figura 1: China GRAMOfila es mise esperaba que Sbajo Adespués del Reapertura Beste

Fuente: FMI (2023).

Además de la inevitable incertidumbre sobre la evolución de la pandemia, el FMI destacó la contracción del sector inmobiliario y la fragilidad financiera de los promotores como riesgos que penden sobre el escenario base para China. Basta recordar lo importante que fue el sector inmobiliario –junto con las inversiones en infraestructura– para suavizar la caída del ritmo de crecimiento durante la crisis china. ‘reequilibrio’ económico en el período posterior a la crisis financiera mundial.

El informe del FMI señala la disminución de la fuerza laboral y un ritmo más lento de crecimiento de la productividad como factores explicativos de una «nueva normalidad» de crecimiento chino más lento después de la pandemia. Las ganancias de crecimiento más fáciles derivadas del cambio estructural en la fuerza laboral de la agricultura a la manufactura, como se vio durante las décadas de crecimiento de dos dígitos, están relativamente agotadas, al igual que el impulso obtenido de las inversiones excesivas en infraestructura y vivienda en la segunda década del nuevo milenio.

El FMI sugiere reformas que reforzarían el peso del consumo interno en la demanda, fortaleciendo el sistema de protección social, por ejemplo a través de prestaciones por desempleo y seguros médicos. También señala que un aumento gradual de la edad de jubilación podría aumentar la fuerza laboral disponible. Además, menciona las ganancias de productividad que resultarían de la reforma de las empresas estatales que están a la zaga de sus contrapartes privadas en términos de productividad. Este último punto sobre la conveniencia de un «reequilibrio» entre los sectores público y privado fue planteado por el ex Presidente Hu Jintao y yo mismo lo escuché en una ceremonia en diciembre de 2011…

¿Cuáles son las implicaciones para el resto del mundo? Después de todo, el FMI estima que un punto porcentual de expansión de la economía china hoy tiene un efecto en otros países de 0,3 puntos porcentuales. Para una gran parte de América Latina, el impacto es aún mayor, dada la importancia del comercio chino para los países de la región, tanto directa como indirectamente a través de los efectos del crecimiento chino sobre los precios y las cantidades comercializadas de materias primas.

Actualmente, China consume más del 16% del petróleo mundial, más de la mitad del cobre y más del 60% del mineral de hierro. Chile envía el 67% de sus exportaciones de cobre a China, mientras que Brasil envía allí el 70% de sus exportaciones de soja.

comercio exterior entre América Latina y China aumentó de 12.000 millones de dólares en 2000 a 450.000 millones de dólares en 2021, cuando China era responsable del 18% del comercio latinoamericano, frente al 5% en 2005. Si se excluye a México, la participación china en 2021 aumenta al 24%.

Estados Unidos sigue siendo el principal socio comercial de México y Centroamérica, mientras que China ha asumido esta posición para Sudamérica. Brasil, Chile y Perú tienen superávits comerciales con China, y este último absorbe más del 30% de las exportaciones brasileñas y casi el 40% de los chilenos.

La demanda de materias primas impulsada por la industrialización china y el correspondiente superciclo de precios de las materias primas impulsó sustancialmente el crecimiento de América del Sur en la década de 2002 a 2012, y desde entonces China sigue siendo un mercado importante para la región. Naturalmente, ahora surge la pregunta: ¿serán la reapertura económica y el crecimiento chino lo suficientemente fuertes como para repetir esa contribución a través de las exportaciones de alimentos, minerales y petróleo?

Esta vez será más gradual y en una dirección diferente. No sólo en el ritmo más lento de expansión (Figura 2), pero en composición. El «reequilibrio» chino continuará hacia servicios y productos que se encuentran en niveles más altos en la escala tecnológica de las cadenas de valor, con énfasis en los vehículos eléctricos y las energías renovables. Las importaciones y las prioridades de inversión en el exterior acompañarán esta evolución.

Figura 2: Exportaciones hacia y Iimportaciones Fde China, como PAGporcentaje de ohgeneral trade

Fuente: Larraín y Zhang (2023)

En términos relativos, el petróleo caerá y los metales y minerales críticos aumentarán: aluminio, litio, cobre, etc. Como en otros lugares, China transición energética se reflejará en la composición de sus importaciones.

Hemos sido testigos de una reconfiguración de las operaciones financieras y de inversión de China en América Latina y el Caribe. La era de los préstamos masivos de los bancos oficiales chinos para apoyar la producción de materias primas en la región (más de 138 mil millones de dólares entre 2005 y 2020) parece haber terminado. En 2019, ya hemos señalado cómo la velocidad y la intensidad del crecimiento y el cambio estructural de China coincidieron en gran medida con el perfil y el volumen de sus flujos de capital hacia América Latina durante los años anteriores. El déficit de préstamos oficiales fue cubierto en pequeña parte por otros bancos y fondos de capital privado.

Al principio, la industria extractiva (petróleo y gas, cobre y mineral de hierro) recibió la mayor parte de los recursos, mientras que más de la mitad pasó a los sectores de servicios, al suministro interno en áreas como el transporte, las finanzas, la generación y transmisión de electricidad, tecnologías de la información y las comunicaciones, y al suministro de energías alternativas. Con esta nueva configuración, los flujos de inversión extranjera directa hacia América Latina y el Caribe se han mantenido sólidos en niveles superiores a los 4.500 millones de dólares como promedio anual desde 2016, según estimaciones de Larraín and Zhang (2023).

Sobre esta presencia china en las inversiones locales sobrevuela lo que algunos ya han llamado la “nueva guerra fría” entre Estados Unidos y China. Los cambios en el entorno geopolítico tras la invasión rusa de Ucrania y la intensificación de la rivalidad entre Estados Unidos y China deberían tener consecuencias en la relación entre China y América Latina. Mientras tanto, la «nueva normalidad» en el crecimiento económico chino pospandemia tendrá impactos claramente diferentes a los del período anterior.

Otaviano Canuto, radicado en Washington, DC, es investigador principal del Centro de políticas para el nuevo sur, profesor titular de asuntos internacionales en la Escuela Elliott de Asuntos Internacionales – Universidad George Washington, un miembro senior no residente en Institución Brookings, a profesor afiliado de la UM6P, y director de la Centro de Macroeconomía y Desarrollo. Es ex vicepresidente y ex director ejecutivo del Banco Mundial, ex director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional y ex vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo. También fue viceministro de Asuntos Internacionales del Ministerio de Finanzas de Brasil y ex profesor de economía en la Universidad de São Paulo y la Universidad de Campinas, Brasil.

[ad_2]
Una información de Economic News, Analysis, and Discussion

RELACIONADOS

Steve Hanke dice que se acerca la recesión

d'Economía.net

El ‘adiós’ de la inflación y los tipos de interés impulsará el PIB español en 2024, según CaixaBank Research

d'Economía.net

El idioma en un mundo siempre activo

d'Economía.net