MACROECONOMÍA

Eich sobre Marx sobre el dinero – JW Mason


He estado usando algunos de los de Stefan Eich. La moneda de la política en la clase de posgrado que estoy enseñando este semestre. (Lo leí el año pasado, después de ver una elogiosa mención de Adam Tooze.) Esta semana, hablamos sobre su capítulo sobre Marx, lo que me recordó que escribí algunas notas sobre él cuando lo leí por primera vez. Pensé que podría valer la pena convertirlos en una entrada de blog, incorporando algunos puntos que surgieron en la discusión de la clase de hoy.

Eich comienza con una idea comúnmente sostenida sobre las opiniones de Marx sobre el dinero: que él era “un partidario más o menos encerrado del metalismo que esencialmente aceptaba… las presunciones del patrón oro”; específicamente, que el valor relativo de las mercancías es anterior a cualquier cosa que nos suceda. uso para unidades de cuenta y pagos, que el valor del oro (o cualquier cosa que se use como dinero) se determina igual que el de cualquier otra mercancía, y que los cambios en el sistema monetario no pueden tener ningún efecto sobre la actividad real (o al menos). al menos, sólo los disruptivos). El argumento de Eich es que, si bien las opiniones teóricas de Marx sobre el dinero eran más sutiles y complejas que esto, compartía la conclusión operativa de que la reforma monetaria era un callejón sin salida para la acción política. En el resumen de Eich, mientras que en el momento del Manifiesto Marx todavía creía en una toma pública del sistema bancario como parte de un programa socialista, pero en la década de 1860 había llegado a creer que “cualquier política monetaria activista para alterar el nivel de inversión, y mucho menos… librarse de la explotación, era inútil. «

Los argumentos de Marx sobre el dinero, por supuesto, se desarrollaron en respuesta a los argumentos de Proudhon y socialistas similares como Robert Owen. Para estos socialistas (en palabras de Eich, pero a mí me parece correcto) la escasez de oro y los límites al crédito eran “obstáculos al intercambio recíproco”, impidiendo a la gente emprender todo tipo de actividad productiva sobre una base cooperativa y creando condiciones de escasez material y dependencia de los empleadores. “Un Banco Popular”, como escribe Eich canalizando a Proudhon, “era la única manera de garantizar el significado del derecho al trabajo”. La gente corriente es capaz de realizar un trabajo socialmente más útil (y remunerativo) que cualquier trabajo que se le ofreciera. Pero bajo el monopolio prevaleciente del crédito, no tenemos forma de convertir nuestra capacidad de trabajo en acceso a los medios de producción que necesitaríamos para realizarlo.

¿Por qué, podemos imaginarnos preguntando Proudhon, es necesario trabajar para un jefe? Porque él es el dueño de la fábrica. ¿Y por qué es dueño de la fábrica? ¿Será porque sólo él tenía las habilidades, la dedicación y la ambición necesarias para establecerlo? No claro que no. Es porque sólo él tenía el dinero para pagarlo. Democratice el dinero y podrá democratizar la producción.

Marx le dio la vuelta a esto. En lugar de que el dinero sea la razón por la cual un pequeño grupo de empleadores controla los medios de producción, bajo el capitalismo es simplemente una expresión de ese hecho. Y si vamos a atribuir este control a un monopolio anterior, debería ser a la tierra y a las fuerzas productivas de la naturaleza, no al dinero. La clase capitalista hereda su poder coercitivo del lado terrateniente de su árbol genealógico, no del lado banquero.

En opinión de Marx, Proudhon había convertido la realidad fundamental de la vida bajo el capitalismo (que las personas son libres de intercambiar su fuerza de trabajo por cualquier otra mercancía) en un ideal. Le atribuyó lo negativo consecuencias de organizar la sociedad en torno al intercambio de mercado para los monopolios y otras desviaciones del mismo. (Ésta es una crítica que también podría dirigirse a muchos reformadores posteriores, incluidos los “socialistas de mercado” de nuestro tiempo.)

Que el tiempo de trabajo sea el centro de gravedad de los precios no es un hecho universal en lo que respecta a las mercancías. Es una tendencia –sólo una tendencia– específicamente bajo el capitalismo, como resultado de varios desarrollos sociales concretos. En primer lugar, nuevamente, la producción se lleva a cabo mediante trabajo asalariado. En segundo lugar, el trabajo asalariado está descalificado, homogeneizado y proletarizado. La equivalencia de una hora de trabajo de cualquier persona por una hora de trabajo de cualquier otra persona es un hecho sociológico que refleja el hecho de que los trabajadores son realmente intercambiables. Igual de importante es la producción debe llevarse a cabo con fines de lucro, porque los capitalistas compiten tanto en los mercados por su producto como por los medios de producción. Es la necesidad objetiva de que produzcan al menor coste posible, o de lo contrario dejen de ser capitalistas, lo que garantiza que la producción se lleve a cabo con el tiempo de trabajo socialmente necesario y nada más.

La equivalencia de mercancías producidas con la misma cantidad de trabajo es el resultado de la proletarización por un lado y de la dura restricción presupuestaria por el otro. La compulsión del mercado, impuesta por la escasez “artificial” de dinero, no es una desviación ilegítima de la lógica del intercambio igualitario sino su condición previa. La necesidad de dinero desempeña una función coordinadora esencial. Esto no significa que no sea posible otra forma de coordinación. Pero si se quiere destronar a los propietarios del dinero del control del proceso de producción, primero hay que crear otra forma de organizarlo.

Así pues, una versión de la respuesta de Marx a Proudhon podría ser la siguiente. En un mundo donde la producción no estuviera organizada según criterios capitalistas, todavía podríamos tener intercambio de mercado de varias cosas. Pero los precios serían más o menos convencionales. La actividad productiva, por otro lado, estaría integrada en todo tipo de otras relaciones sociales. No tendríamos mercancías producidas para la venta mediante trabajo abstracto, sino valores de uso particulares producidos por formas particulares de actividad llevadas a cabo por personas particulares. Dada la integración de la producción con el resto de la vida, no habría manera de comparar cuantitativamente la cantidad de tiempo de trabajo incorporado en diferentes objetos de intercambio; e incluso si lo hubiera, la inmovilidad de la mano de obra incorporada significa que no habría tendencia a que los precios se ajustaran en línea con esas cantidades. La situación que Proudhon establece como ideal –precios correspondientes al tiempo de trabajo, que pueden intercambiarse libremente por mercancías de igual valor– refleja una situación en la que el trabajo ya está proletarizado. Sólo cuando los trabajadores han perdido cualquier vínculo social con su trabajo y el trabajo ha sido separado del resto de la vida, el tiempo de trabajo se vuelve conmensurable.

En el mundo real, los propietarios de los medios de producción han canalizado todos nuestros esfuerzos colectivos hacia la producción de mercancías mediante trabajo asalariado para su venta en el mercado, con el fin de acumular más medios de producción, es decir, capital. En este mundo, y sólo en este mundo, las comparaciones cuantitativas en términos de dinero deben reflejar la cantidad de trabajo requerido para la producción. Los cambios en el sistema monetario no pueden cambiar estos valores relativos. Al mismo tiempo, es sólo el requisito de producir para el mercado lo que garantiza que una hora de trabajo sea realmente equivalente a cualquier otra. El sistema de fichas de trabajo de Proudhon, en el que cualquiera que pasara una hora haciendo algo podría obtener un derecho sobre el producto de una hora de trabajo de cualquier otra persona, destruiría la equivalencia que se supone que representan los vales. (Se podría hacer una crítica similar a las propuestas de garantía de empleo hoy).

Para el Marx maduro, el dinero es simplemente “la forma de aparición de la medida de valor inmanente a las mercancías, a saber, el tiempo de trabajo”. Hay mucho que desentrañar en una declaración como ésta. Pero la conclusión de que los cambios en la cantidad o forma del dinero no pueden tener ningún efecto sobre los precios relativos parece ser compartida con la ortodoxia del patrón oro de su época (y de la nuestra).

La diferencia es que para Marx ese tiempo de trabajo cuantificable no era un hecho de la naturaleza. Las actividades productivas de las personas se vuelven uniformes y homogéneas sólo cuando el trabajo se proletariza, se descalifica y se organiza en pos de la ganancia. No es un hecho general sobre el intercambio. El dinero podría ser neutral en el sentido de no participar en la determinación de los precios relativos, que están determinados por el tiempo de trabajo. Pero la existencia de dinero es esencial para que existan precios relativos. La posibilidad de transformar la autoridad sobre procesos de producción particulares en derechos sobre el producto social en general es una condición previa para que exista trabajo asalariado generalizado.

Si bien Marx parece un teórico del dinero mercancía en algunos aspectos importantes, compartió con los teóricos del dinero crédito, y desarrolló en gran medida, la teoría del dinero-mercancía. idea –mayoritariamente implícita hasta entonces– de que las capacidades productivas de una sociedad no son algo que exista antes del intercambio, sino que se desarrollan sólo a través de la generalización del intercambio monetario. Mucho más que escritores anteriores, o que Keynes y los keynesianos posteriores, puso en primer plano la transformación cualitativa de la sociedad que conlleva la organización de la producción en torno a la búsqueda del dinero.

Se puede obtener mucho de esto de muchos escritores sobre Marx. Lo que es un poco más distintivo en el capítulo de Eich son los vínculos que establece entre la teoría y el compromiso político de Marx. Cuando Marx escribía su crítica de las propuestas de reforma monetaria de Proudhon en la década de 1840, observa Eich, él y Engels Todavía creía que la propiedad pública de los bancos era un elemento importante del programa socialista. Los bancos controlados democráticamente “harían posible regular el sistema crediticio en interés del pueblo en su conjunto, y… socavarían el dominio de los grandes hombres del dinero. Además, al sustituir gradualmente las monedas de oro y plata por papel moneda, los medios universales de cambio… se abaratarán”. En este punto todavía sostenían la idea de que el crédito público podría aliviar los cuellos de botella monetarios en la producción y ser un paso hacia la regulación de la producción “de acuerdo con el interés general de la sociedad representado en el Estado”.

Sin embargo, en la década de 1850, Marx se había vuelto escéptico sobre la relevancia del dinero y la banca para un programa socialista. En una carta a Engels, escribió que la única manera de avanzar era “liberarse de toda esta ‘mierda del dinero’”; Unos años más tarde, dijo, en un discurso ante la Primera Internacional, que “la cuestión monetaria no tiene nada que ver con el tema que tenemos ante nosotros”. En el Planos de planta preguntó retóricamente: “¿Pueden las relaciones de producción existentes y las relaciones de distribución que les corresponden ser revolucionadas por un cambio en el instrumento de circulación…? ¿Se puede emprender tal transformación sin tocar las relaciones de producción existentes y las relaciones sociales que se basan en ellas? La respuesta, obviamente, es No.

El lector de la obra publicada de Marx podría razonablemente llegar a una comprensión parecida al dinero: el uso generalizado del dinero es una condición previa del trabajo asalariado y conduce a transformaciones cualitativas de la vida humana. Pero el control sobre el dinero no es la fuente del poder de los capitalistas, y la lógica del capitalismo no depende del funcionamiento específico del sistema financiero. Para comprender las fuentes de los conflictos y las crisis bajo el capitalismo, y su poder transformador y su desarrollo a lo largo del tiempo, uno debe centrarse en la organización de la producción y las relaciones jerárquicas dentro del lugar de trabajo. El capitalismo es esencialmente un sistema de control jerárquico sobre el trabajo. El dinero y las finanzas son, en el mejor de los casos, de segundo orden.

Eich no cuestiona esto, como una descripción de lo que Marx realmente escribió. Pero sostiene que este rechazo de las finanzas como lugar de acción política se basó en las condiciones específicas de la época. Hoy, sin embargo, el poder y la prominencia de los sindicatos han disminuido. Mientras tanto, los bancos centrales son más visibles como lugares de poder y la asignación de crédito es una cuestión política importante. Sugiere que un Marx que escribiera ahora podría adoptar una visión diferente sobre el valor de la reforma monetaria para un programa socialista. Sin embargo, no estoy seguro de si este es un juicio que compartirían muchas personas inspiradas por Marx.

Comments

comments

RELACIONADOS

EconoSpeak: Memorándum para Janet Yellen

d'Economía.net

10 lecturas dominicales: el panorama general

d'Economía.net

El futuro de Gran Bretaña se ve comprometido por el aumento masivo de las enfermedades de larga duración entre la población en edad de trabajar

d'Economía.net