d'Economía.net

ESTRATEGIAS DE TRADINGTRADING

Impulsar la competitividad a través de la sostenibilidad


Muchos empresarios y directivos consideran que esta nueva regulación resta competitividad a la economía de la UE porque trae consigo demasiados obstáculos y sobrecostos que están entorpeciendo el desarrollo normal de la economía y encareciendo los bienes y servicios para los ciudadanos. Esta visión tiene un problema de enfoque y otro de desinformación.

En primer lugar, el problema de enfoque consiste en ver la sostenibilidad exclusivamente como un riesgo. Las empresas que ven la sostenibilidad como un riesgo a mitigar, efectivamente verán su competitividad mermada o incluso verán que su modelo de negocio no es viable en la UE. Las medidas para poder seguir operando como de costumbre añadirán costes y traerán pocos beneficios. Por el otro lado, las empresas que ven la sostenibilidad como una oportunidad de crecimiento, tendrán el respaldo de la regulación y de todo un aparato productivo que está pivotando en ese sentido. La sostenibilidad no es solo un tema de regulación, sino también de estrategia, y por tanto un tema que atañe al consejo de dirección y no solamente al departamento de sostenibilidad. Es hora de que las empresas europeas se anticipen a los cambios y se adapten a las nuevas demandas de los consumidores, los inversores y la sociedad.

En segundo lugar, el problema de desinformación consiste en pensar que Europa está remando sola mientras otros países se dedican a crecer a toda costa. Es cierto que Europa es quien más tira del carro, pero también es cierto que otros países (incluido China) están impulsando regulaciones ambiciosas en materias de sostenibilidad. El Inevitable Policy Response (IPR), una iniciativa global que sigue la evolución regulatoria en materia de sostenibilidad a nivel global, concluye en su informe de este año que este tsunami regulatorio está en marcha en la mayoría de sectores y en la mayoría de los países, tanto en economías emergentes como avanzadas. El análisis concluye que la mayoría de los países son conscientes de la inevitabilidad del movimiento sostenible y están actuando en consecuencia. Esperan que para 2025 se hayan implementado más de 300 políticas climáticas en 21 países, que representan el 80% del PIB global y el 74% de las emisiones.



Artículo fuente

RELACIONADOS