Los datos del IPC de diciembre sugieren que la inflación de EE. UU. puede estar estabilizándose, pero aún no ha alcanzado su punto máximo